miércoles, 16 de septiembre de 2015

NOSTALGIAS MUSICALES -Vol.5

Panoramica Parque de Berio 1954

LADO 1           
1. TITINA. - Fox Trot  -León Doniderff  -JOSE MORICHE
2. DE MI TIERRA.- Fado -E. Manuella  -MARGARITA CUETO
3. EL BESO DEL SOLDADO, ó ADIOS PILAR. – Canción  -M. Jovés  -JUAN PULIDO
4. NOSTALGIA. – Canción  -Carlos Maduro  -MARGARITA CUETO y JUAN PULIDO
5. TE QUIERO. – Jota  -J. Serrano  -JULIAN MARIO OLIVER
6. LA ENCANTADORA – Marinera  -Arr. Benigno Bellón Farfán  -BLANCA ASCENCIO y CARLOS MEJIA
7. CACEROLA.- One Step  -D. P.  ONOFRE VIDAL con Orq. Internacional


LADO 2
1. NERON. – Shimmy  -M. Valdez - E. Iribarne  -JUAN PULIDO
2. OJOS RISUEÑOS. – Tango  -Julio Fonseca  -JOSE MORICHE
3. ESTRELLITA. – Canción  -Manuel M. Ponce  -MARGARITA CUETO
4. MORIR POR TU AMOR. – Vals - Belisario de J. García  -JUAN PULIDO y JOSE MORICHE
5. BESAME EN LA BOCA. – Tango  -Eduardo Calvo • J. M. Rizzuti  -ANTONIO UTRERA
6. MENDIGO DE AMOR.—Bambuco  -Félix Nieto. - Arturo Patiño  -MARGARITA CUETO y JOSE MORICHE
7. RIE PAYASO, RIE. -Ted-Florito  -RODOLFO HOYOS

TE QUIERO NERON MENDIGO DE AMOR

Es devolverse muchos años por los senderos que marcaron la historia de la música popular, oír este disco. Y es grato, sin embargo. Porque siempre es bueno volver a las raíces y hallar voces que marcaron históricos momentos del arte melódico. Y comparar, y admirar cuánto había que luchar para conseguir una buena grabación en aquellos años lejanos, cuando apenas comenzaba a ensayarse el sonido eléctrico y no existían los recursos electrónicos de la época presente.

Los discos de la serie de NOSTALGIAS MUSICALES son casi siempre de los años veinte, en los finales. Fonogramas que sirvieron para pesados, aunque frágiles, discos a 78 revoluciones por minuto que llegaban a las venerables victrolas, consentidas de aquellas casas solariegas con patios perfumados de jazmines y de rosas, y acompañaba en las tardes y en las noches la tertulia familiar, el chocolate parveado de la tarde o la merienda del recogimiento nocturno.

Los intérpretes, todos, han desaparecido. Unos oficialmente, otros perdidos en la selva de cemento de una Nueva York fantasmal que apagó sus últimos cantos y borró sus huellas.

Es el caso de JOSE MORICHE, quien, según la autobiografía de Marcos Redondo, le acompañó a la América en agosto de 1920. De quien sabemos que aprovechó el auge fonográfico quizás hasta la exageración en México y en Nueva York, que en 1934 figuraba en modestos papeles de las películas de Carlos Gardel y que regentaba un lugar bohemio en Long Island, en donde, quizás, pasaron sus últimos días, si es que los mismos ya pasaron.

 O el de JULIAN MARIO OLIVER, huésped de Colombia en una de las empresas operáticas de Bracale, y por allá por el 32 haciendo papeles en compañía que actuaban en Nueva York y sus alrededores, y paremos de contar. De ONOFRE VIDAL, quien según todos los datos era, o es, chileno, y participó en célebres jornadas discográficas con la célebre Orquesta Internacional, haciendo los estribillos.


O el de ANTONIO UTRERA, primo según parece, de Adolfo Utrera, el de "Aquellos ojos verdes", suicida del año 32 y tenor exquisito. Este Utrera era barítono y logró importante figuración en el dúo de Moriche - Utrera que grabó mucha música colombiana y de todos los países americanos. Solo ocasionalmente actúo como solista y su versión de "Bésame en la boca" es impecable si miramos el tango como lo que aún era entonces, a pesar de que ya Carlos Gardel había cambiado las reglas en el lejano Buenos Aires: zarzuelero, dramático, que fue como lo conocimos por acá, al tango, en los discos pioneros de Pulido, Moriche, la Cueto, Bonanova, etc.

De los otros sí tenemos más detalles y aun alcanzamos a conocerlos.

JUAN PULIDO, 'el "Emperador de la canción popular", que dramatizaba sus cantos e imponía su vozarrón de punta a punta del continente, había nacido en las Islas Canarias el 19 de junio de 1.891. Recorrió las Américas, hizo centenares de discos, luego se vinculó a la radiofonía, y finalmente se encerró en un México que lo lanzó al olvido, entre su apartamento de la calle Edison, que dejó para irse pensionado a un asilo, y el Auditorio Nacional, del cual fue conserje, para morir el 22 de noviembre de 1972. Pulido vino a Colombia por allá por el 34 con su esposa de entonces, la recitadora Dalia Iñiguez y fue una de las primeras figuras internacionales que hizo radio entre nosotros.

También nos visitó alguna vez MARGARITA CUETO, una excelente soprano de ópera un tanto marginada por su carácter y su físico, pero una colosal maestra de canta Nacida el 10 de junio de 1.900, murió el 19 de marzo de 1977. Estuvo muy vinculada a CARLOS MEJIA, quien, siendo profesor de música y luego de una carrera operática que pudo ser más brillante con un tris de apostura, falleció también en México, el 27 de abril del 68 a los 76 años. Mejía aparece haciéndole dúo a una de las grandes de la música mexicana cuando formó en el Trio Garnica Ascencio. Murió muy joven pero no hemos podido precisar la fecha.

Y en cuanto a RODOLFO HOYOS, aun hasta hace poco hacía sus programas radiales en Los Ángeles, con evocaciones de sus años de triunfos y de aquellas felices temporadas en Nueva York cuando los presentaba un empresario colombiano. Hoyos quien cantó a dúo con Mojica y fue barítono de primera línea, nació el 25 de enero de 1896 y murió el 15 de abril de 1983.

Van a gozar mucho oyendo estas canciones con todo y su técnica precaria. Y Ricardo Jorge Suárez Campos en Chile, y en Costa Rica, esos admiradores de Moriche y sus "Ojos risueños", un tango tico, que so a Rodolfo Ramírez, Eladio Jara, Víctor Solano, Marcos González y Mario Picado U. Y Pablo Dueñas en México, y Jorge Páez, Gustavo Yepes y Guillermo León Hernández, cuya colaboración estimamos cordialmente, en Colombia.

Es toda una vitrina de cantos añejos que va desde una "Titína" encantadora que llegó a identificarse con José Bohr, hasta los excesos de aquel "Nerón", que mereció su inclusión en el repertorio gardeliano, pasando por temas colombianos tan valiosos como "Mendigo de amor", la inmortal "Estrellita" de Ponce y hasta una marinera limeña para que recuerden Horacio Parísí y Américo Márquez Bernaola cómo sus cantos se van mucho más allá de lo que dicen. Y hasta nuestro querido Gilbert Mamery, hallará un antiguo canto del Borinquen de los veinte.

Son auténticas nostalgias convertidas en música.

HERNAN RESTREPO DUQUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada